0

Anécdotas: Línea Directa

Hoy me han llamado de línea directa para ofrecerme un mejor precio de seguro para mi moto que con mi compañía actual, vamos, lo típico. Me ha dado por seguir en vez de decir que no me interesa, tenía curiosidad por saber que me iba a ofrecer. La conversación ha sido algo así:

– Buenas, ¿es usted Sergio Ferrer?
+ Sí, soy yo.
– Me puede confirmar sus datos personales (y me da unos cuantos datos).
+ ¿Me puedes decir de dónde has sacado esos datos?
– Hizo una solicitud online hace tiempo (vaya, de esto no me acordaba, tiene razón). ¿Me confirma su DNI?
+ 69696969, “S”, de sexy.
– Está bien, deme unos minutos.

(Unos cuantos minutos después)

– Lamento informarle que con su edad no podemos asegurarle esa moto, lamento la pérdida de tiempo que le he ocasionado.
+ Venga, pues nada, a cuidarse.

(Colgamos)

Y yo me quedo con cara de WTF. Con todos los datos que tenían de mí (modelo de la moto, cilindrada y edad) sabían perfectamente que no podían asegurarme. ¿Para que me hace perder 15 minutos, aunque lo lamente mucho? ¿Para qué pierde ella 15 minutos en vez de perder 2 comprobándolo antes de llamar?  Brindemos por la eficiencia.

Sergio Ferrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *