2

¿Desde cuándo utilizamos el calendario actual?

La verdad es que llevaba mucho tiempo haciéndome esta pregunta y hasta el otro día nunca me había dado por informarme. El planteamiento era bastante claro: si contamos los años desde el nacimiento de Cristo, era imposible que se empezaran a contar en ese mismo instante y ahí surgía la duda. Entonces, ¿cuándo empezamos a hacerlo?

La respuesta rápida para vagos es: en 1582 (para España). Si quieres saber un poco más y conocer algunas curiosidades, te invito a seguir leyendo.

Papa Gregorio XIII

Papa Gregorio XIII

En la actualidad utilizamos el llamado calendario gregoriano, que sustituye al anterior calendario juliano y recibe su nombre en honor al Papa Gregorio XIII, quien promulgó su uso.

El principal motivo por el que se cambió es porque el otro provocaba cierto desfase temporal con respecto al Sol y todo lo relacionado con él; como por ejemplo, las estaciones o la fecha de Pascua. El calendario anterior daba por supuesto que la duración de un año trópico era de 365,25 días y por ello añadía 1 día extra cada cuatro años. Pero, en realidad, el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa al Sol es 365,242189 días, es decir, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos. Este desfase de unos 11 minutos al año puede parecer irrisorio, pero cuando pasan más de mil años, el desfase ya es más de una semana.

El actual calendario plantea que se excluyan para año bisiesto todos aquellos años que sean múltiplos de 100 (1700, 1800, 1900…), excepto si estos son también múltiplos de 400 (1600, 2000, 2400… sí serán bisiestos). Con esto se consigue que el desfase sea de tan sólo 26 segundos al año, lo que implicaría se perdería un día cada 3300 años aproximadamente. Error que sí nos podemos permitir.

Como curiosidad, no todos los países adoptaron el calendario gregoriano a la vez (era lógico, teniendo en cuenta que está estrechamente relacionado con la religión). Los primeros en adoptarlo (el 4 de octubre de 1582) fueron Italia, España, Portugal y la zona católica de Polonia. A finales de ese mismo año, otros países como Francia, Bélgica y los Países Bajos, entre otros, también lo adoptaron. Los últimos países en adoptarlo han sido Rusia y Estonia (1918), Rumanía y la antigua Yugoslavia (1919) y Grecia (1923).

Otro dato curioso es que existe un calendario aún más preciso, el calendario persa o iraní, cuyo error es 1 día cada 3’5 millones de años (aunque, según dicen, debido a los cambios que se producirán en los movimientos de la tierra en todo ese tiempo, también requeriría un ajuste). Cabe destacar que, en la actualidad, todos los países emplean el calendario gregoriano; al menos, de forma internacional.

Sergio Ferrer

2 Comments

  1. Como curiosidad añado que Shakespeare y Cervantes murieron el “mismo” día, aunque en realidad Shakespeare murió después porque en Inglaterra aún no habían adoptado el nuevo calendario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *