3

I was lost

Grabé con fuego en mi mente el momento en el que tus labios pronunciaban mi nombre para justo después decir lo mucho que me amabas. Esculpí aquellas palabras con tanta ansia, tenía tantas ganas de amor, que han aguantado ahí mucho tiempo. No solo han soportado todas las inclemencias, las han provocado. Pero, como nos enseña la vida, las cosas no son para siempre y, muchas veces, tenemos que dar gracias de que así sea. ¿No crees?

Sergio Ferrer

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *