1

Recuerdos dormidos

Es increíble como cualquier pequeño detalle puede despertar un recuerdo dormido. Me asombra la facilidad con la que consigue teletransportarte, sacarte de allá donde estés y llevarte, de golpe, a un punto del pasado que creías olvidado. Ese pasado que ahora sientes tan presente.

Un olor, un sabor, un sueño, una silueta, un simple peinado. Un coche, una discoteca, una habitación, incluso una prenda de vestir. Una fecha, una frase, un nombre, hasta una mísera letra. Un mirada, una sonrisa, cualquier gesto, también un pequeño lunar. La cosa más simple, el hecho más básico que puedas imaginar llega un día, te abofetea y te recuerda que todo eso que habías intentado borrar de tu mente, que aquello que creías que por fin había desaparecido, siempre había estado ahí, a tu lado, esperando. Porque no han sido más que recuerdos dormidos, no han sido más que recuerdos en standby.

Parado frente al mar mientras el mundo gira.

Sergio Ferrer

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *