0

Si el otoño me dice ven

Te he ofrecido mil noches bajo un cielo lleno de estrellas lejanas, que para cerca ya estamos tú y yo. Un cielo con una gran luna, que esta noche no está llena porque te he preferido a ti.

Has tenido en tus manos tantos momentos mágicos que nunca han llegado a existir, tantos segundos eternos de miradas sostenidas y calor, calor de un fuego interno que no arde si no es por ti.

Y hoy me pide el otoño, con un susurro en forma de viento, que me marche de aquí, con él. Que deje los sueños y las utopías para otro momento, porque la vida corre y el tiempo se esfuma conforme se acerca el frío invierno. Y yo… yo ya no pinto nada aquí.

Porque quién en su sano juicio libraría una batalla ya perdida de antemano. Quién sino un loco como Don Quijote osaría desafiar a un gran gigante como éste, sin aspas, pero capaz igualmente de molerme.

Y es que, sólo con lo vivido, ya tengo la sensación de haber perdido.
Y es que, sólo con lo vivido, ya tengo la sensación de haber ganado.

Sergio Ferrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *