0

UPV y su estrictez hasta el absurdo

Esta tarde era tarde de estudio. Para desconectar habíamos reservado una pista de pádel a última hora. Llegamos a la puerta, vamos a entrar y ¡zasca! piden carné universitario para entrar en el recinto de la UPV. Como íbamos dos del politécnico y dos invitados de fuera decidimos intentar entrar por el ascensor del parking para evitar problemas. Nos avisan de que no podemos utilizar el ascensor. Entonces decidimos ir al método tradicional, entrar por la puerta.

Empezamos a entrar y sale el segurata a pedirnos los carnés. Le decimos que dos no son de la politécnica y nos dice que no nos va a dejar entrar, decidimos probar con otro seguridad y corremos la misma suerte. Al final tras dar muchas vueltas y plantearnos incluso entrar de manera ilícita por cierto punto del politécnico, volvemos al principio. Entramos al pabellón y subimos a la pista cubierta que también estaba libre.

Empezamos a jugar y viene el recepcionista del pabellón. Nos pide los carnés y se repite la secuencia, enseñamos dos y decimos que los otros dos no pueden jugar. Ahí empiezo a intentar razonar con él. Le digo que somos dos del politécnico, que la pista la usaríamos igual. Él nos dice que sí, que juguemos los dos del politécnico y que los otros dos se queden sentados en el banco mirando. Nos dice que no intentemos engañarle, que como vea por las cámaras de seguridad que los otros no están sentados en el banco y están jugando subirá a echarnos. Yo intento razonar de nuevo, le digo que entiendo su postura, pero que están casi todas las pistas libres y es una pena que no puedan jugar mis amigos invitados. El recepcionista de nuevo diciendo que no tiene nada que ver que estén vacías, que la ley de la universidad dice que solo las pueden usar alumnos de la UPV. Insisto en que entiendo que se priorice a los de la UPV, pero que no veo porque no pueden hacer una excepción hoy que no hay gente y dejar jugar a los otros dos. Otra cosa es que fuéramos a ocupar sitios en la biblioteca por ejemplo que sí se llena de alumnos de la propia universidad.

Y tras un rato largo de debate con argumentos con mi parte y con referencias a la normativa por su parte desisto. Los otros dos se van y nos quedamos jugando solo los dos de la UPV.

Y sí, respeto su postura, entiendo que haya una normativa y que la normativa está para cumplirse. Pero me parece una capullez tan grande que no se puedan hacer excepciones en casos como este en que las pistas están vacías. Porque quien no ha agradecido alguna vez que otra autoridad haga una excepción. Por ejemplo, al ir en bici por la acera, está prohibido, pero el policía ve que vas lento y con cuidado y solamente te dice que en cuanto puedas te bajes. O cuando no haces un stop con parada completa. O cuando vas a comprar algo en una tienda que cierra a las 9 y llegas a las 9 justas y te dicen que no pasa nada, que entres y te atenderán. O cuando te para la policía fumando un porro y te dice que lo tires pero que no te va a denunciar ni nada. Y miles de casos más.

En fin, está claro que hay unas leyes y una normativa que aplicar, pero normalmente estas están hechas desde la más pura objetividad y analizando la peor situación que se pueda plantear. Luego queda en manos de los que aplican esas leyes valorar subjetivamente una acción y decidir si realmente merece esa infracción o esa aplicación en cierto caso. Y es ahí donde se aprecia a unas personas y se les toma manía a otras.

Respecto a los partidos en las pistas de la UPV, ya volveremos entre semana que no piden carné.

Sergio Ferrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *